El Consejo Profesional de Terapeutas Holísticos

La referencia en habla hispana sobre la calidad en el sector de las terapias holísticas,

medicinas alternativas y naturales, y psicoterapias. Leer más »

  • La medicina cura, la naturaleza sana.

    CPTHO

  • Si no cuidas tu cuerpo, ¿dónde vas a vivir?

    CPTHO

  • Salud es un estado de total armonía con el cuerpo, la mente y el espíritu.

    CPTHO

  • La mejor farmacia, y la más efectiva está dentro de su sistema.

    CPTHO

  • El arte de dejar atrás los problemas, se llama SUPER-ARTE

    CPTHO

Reconocimiento Gratuito

Una distinción de calidad vitalicia para terapeutas y psicoterapeutas de los países habla hispana.

Ver más…

Diploma de Especialista

Un reconocimiento profesional para quienes que acrediten más de 500 horas de formación en una especialidad.

Ver más…

Doctorado Profesional

Una equivalencia de doctorado para aquellos terapeutas que acrediten más de 5.000 horas de formación..

Ver más...

Apoyo a la Investigación

Pautas para llevar a cabo un trabajo de investigación con rigor académico y repercusión científica.

Ver más...

KINESIOLOGIA - UN MÉTODO DE DIAGNÓSTICO
PARA LAS TERAPIAS NATURALES Y ALTERNATIVAS

La kinesiología detecta desequilibrios o deficiencias de nutrición y energía, y trastornos del cuerpo a través de los músculos. Es un método diagnóstico en las terapias naturales y alternativas.


¿Qué es la kinesiología como método diagnóstico en las terapias naturales y alternativas?

Casi todo el mundo está familiarizado con la prueba del reflejo rotuliano, en virtud cual un ligero golpe en la rodilla, por debajo de la rótula, hace extender la pierna de inmediato y de manera involuntaria. 1964, el quiropráctico estadounidense George Goodheart ideó un sistema terapéutico basado en los reflejos y otras reacciones parecidas, al que llamó kinesiología (de1 griego kinesis, “movimiento”).

Kinesiología

Los kinesiólogos creen que cada grupo muscular está relacionado con una parte del cuerpo (los órganos, el aparato digestivo, las glándulas, los huesos y el torrente sanguíneo), y que si los músculos funcionan adecuadamente, lo mismo puede decirse del resto del organismo. Así pues, la respuesta muscular a la suave presión manual de que constan las pruebas kinesiológicas es indicativa del estado de salud general del paciente.

El objetivo de la kinesiología no es diagnosticar enfermedades, sino detectar desequilibrios o deficiencias de nutrición y energía, y localizar trastornos. Una vez hecho esto último los terapeutas tratan de revitalizar la zona del trastorno dando un ligero masaje con las yemas de los dedos a ciertos puntos de presión de la piel y el cuero cabelludo. La mayoría de esos puntos están alejados de los músculos con que se relacionan. Por ejemplo, los puntos de presión correspondientes a los principales músculos del muslo discurren por el límite inferior de la caja torácica.
Se dice que la estimulación de los puntos de presión aumenta el suministro de sangre y linfa (líquido que arrastra las toxinas y limpia los tejidos) a los músculos correspondientes.

Al decir de los kinesiólogos, el organismo conduce una energía invisible que, a semejanza de la electricidad, se distribuye en “circuitos” que gobiernan las funciones corporales; un circuito regula el estómago, otro el páncreas, etc. Esa energía podría compararse con los impulsos eléctricos que hacen a una lavadora realizar una serie de funciones según un programa. El estrés o la enfermedad pueden “fundir un fusible”, y hacer que la persona se debilite al consumir más energía de la que los circuitos pueden generar.

Las pruebas musculares de la kinesiología sirven para revisar los circuitos y revelar el estado de salud del paciente; el terapeuta procede entonces a restablecer el flujo de energía en los circuitos afectados.
La kinesiología se emplea también como medicina preventiva. Sus adeptos sostienen que pueden detectar desequilibrios que, si no se corrigen, acaban por producir trastornos con el paso del tiempo.


Utilidad de la kinesiología método diagnóstico en las terapias naturales y alternativas.

Según sus seguidores, la kinesiología puede tratar cualquier padecimiento, pero una de sus aplicaciones principales es identificar las causas de ciertos casos de alergia o intolerancia alimentaria. Se cree que el organismo reconoce al instante los alimentos y las sustancias químicas que le producen reacciones anormales, lo que afecta, entre otras cosas, al funcionamiento de los músculos. Si el contacto con cierto alimento produce una debilidad muscular instantánea, se deduce que el paciente es alérgico o hipersensible a él. Los síntomas de la alergia pueden ser catarro, propensión al resfriado, depresión, dolor de cabeza, tensión muscular, cansancio y debilidad del sistema inmunológico.

Si se cuenta con un ayudante, es posible efectuar en casa las pruebas kinesiológicas para detectar el efecto inmediato de los alimentos sobre los músculos.

Otras aplicaciones de la kinesiología son revelar deficiencias de vitaminas y minerales, así como trastornos digestivos, y tratar padecimientos que se atribuyen al estancamiento de los líquidos corporales, como la falta de energía, el cansancio y otras molestias comunes.

El dolor de espalda y el dolor de cuello se tratan con ciertas técnicas encaminadas a equilibrar los músculos sin lesionar ligamentos ni articulaciones. Se cree, por ejemplo, que un masaje en la parte interior del muslo fortalece los músculos cuya debilidad contribuye a la aparición del dolor de espalda.

Los kinesiólogos también tratan las fobias y el temor. Una de las técnicas para aliviar el miedo consiste en golpetear suavemente los pómulos, en el punto situado en línea con las pupilas.


¿Cómo es una consulta de la kinesiología como terapia natural alternativa?

Aunque la kinesiología no está muy difundida, algunos osteópatas, quiroprácticos, fisioterapeutas, naturópatas, homeópatas y herbolarios están adiestrados en su práctica y la emplean como auxiliar de sus respectivos tratamientos.

Tras interrogar al paciente y elaborar su historia clínica, el terapeuta prueba sistemáticamente los principales grupos musculares, procedimiento que no causa dolor. En cada prueba, el paciente mantiene una extremidad en determinada posición mientras el terapeuta la empuja durante unos segundos para evaluar su capacidad para oponer resistencia. Si la reacción muscular es anormal, una serie de tactos ayudan a determinar la causa.

Pruebas posteriores revelan cuál es el desequilibrio que debe corregirse en primer término, para lo cual se procede a estimular los puntos de presión correspondientes. Los puntos que muestran hipersensibilidad a la presión indican la presencia de toxinas acumuladas en los tejidos, las cuales impiden la transmisión apropiada de impulsos nerviosos entre el cerebro y la zona afectada, lo que a su vez altera el funcionamiento muscular.

La hipersensibilidad puede persistir uno o dos días, hasta que las toxinas se dispersan, pero se dice que el efecto sobre los demás síntomas es inmediato.


El punto de vista ortodoxo sobre la kinesiología método diagnóstico.

Aunque algunos terapeutas heterodoxos usan la kinesiología como auxiliar diagnóstico, no existen pruebas científicas que respalden esa práctica. Por otra parte, la idea de que la energía del organismo puede responder a una estimulación mecánica es contraria a la doctrina alopática.


Recomendaciones de la kinesiología.

Mediante una sencilla prueba efectuada en el músculo pectoral mayor, los kinesiólogos afirman que se puede saber si una persona es alérgica o hipersensible a cierto alimento. Es posible realizar la prueba en casa si se cuenta con un ayudante. Hay que proceder con suavidad, teniendo en cuenta que no se trata de probar la fuerza, si bien es necesario determinar primero la capacidad de resistencia muscular.

Prueba muscular.
1.- Manteniendo el torso erguido, extienda el brazo izquierdo al frente, con el codo hacia fuera, y deje colgar los dedos.
2.- Su ayudante debe colocarse frente a usted, tomarle la muñeca del brazo extendido con la mano derecha y ponerle la otra mano sobre el hombro derecho.
3.- Pida a su ayudante que ejerza sobre la muñeca una presión constante y suave hacia abajo durante tres segundos mientras usted opone resistencia. Al hacerlo, respire normalmente (no hay que contener la respiración).
Si pudo usted mantener horizontal el brazo, está en posibilidad de efectuar la prueba de alergia. De lo contrario, el músculo pectoral mayor no es apto para dicha prueba. En ese caso, repita la prueba anterior con el otro brazo o varíe el procedimiento; por ejemplo, deje colgar un brazo a un lado del cuerpo con la palma de la mano hacia fuera y oponga resistencia mientras su ayudante trata de separarle el brazo del cuerpo. Si el brazo vuelve a ceder, consulte a un kinesiólogo experimentado.

Prueba de alergia.
1 Adopte la misma postura que en la prueba anterior.
2 Póngase debajo de la lengua o entre los labios una muestra grande del alimento a que atribuye su alergia o hipersensibilidad.
3 Con los dedos índice y medio de la mano izquierda, su ayudante debe tocarle el punto situado bajo la oreja derecha mientras le oprime hacia abajo la muñeca izquierda durante tres segundos y usted opone resistencia.
Si logra usted resistir la presión, los kinesiólogos concluirían que el alimento probado no es la causa de alergia ni hipersensibilidad en su caso. Por el contrario, si el brazo se debilita durante la prueba, le recomendarían abstenerse de consumir ese alimento.


Historia de la kinesiología método diagnóstico en las terapias naturales y alternativas.

El quiropráctico estadounidense George Goodheart hizo un descubrimiento casual mientras trataba a un paciente que se quejaba de intensos dolores en las piernas. Al darle masaje en el músculo exterior del muslo, el paciente sintió un alivio repentino. Según Goodheart, el masaje fortaleció ese músculo en particular, pero extrañamente no surtía el mismo efecto en otros músculos. Luego recordó las investigaciones realizadas por el osteápata Frank Chapman a principios del presente siglo. Según Chapman, el masaje en puntos de presión específicos estimulaba la circulación linfática en diversas partes del cuerpo.

Goodheart se dedicó a establecer relaciones entre los puntos hallados por Chapman y ciertos grupos musculares, descubriendo que el punto correspondiente al músculo exterior del muslo era el único situado precisamente en el músculo al que estadounidense, Terence Bennett, había afirmado que se podía aumentar la irrigación sanguínea de ciertos órganos tocando suavemente puntos relacionados del cuero cabelludo; para demostrar los efectos de su tratamiento, Bennett usaba un aparato de rayos X. Goodheart descubrió que la técnica de Bennett también fortalecía los músculos y, tras volver a establecer relaciones, localizó 16 puntos de presión situados en el cráneo, por encima del esternón y en las corvas, todos ellos relacionados con los principales grupos musculares.

Asombrado ante la respuesta inmediata de los músculos, Goodheart estudió acupuntura, que también trata puntos específicos del cuerpo, situados a lo largo de canales de energía invisible conocidos como meridianos. Su conclusión fue que dichos canales afectan a órganos y músculos por igual, e hizo coincidir los meridianos de la kinesiología con los de la acupuntura.

Nota Importante:

El Consejo Profesional de Terapeutas le recomienda que se asegure que su terapeuta cumple con un código ético como terapeuta profesional, y de que cuenta con la formación adecuada en su especialidad, bien sea como especialista en la materia, o incluso como doctorado