El Consejo Profesional de Terapeutas Holísticos

La referencia en habla hispana sobre la calidad en el sector de las terapias holísticas,

medicinas alternativas y naturales, y psicoterapias. Leer más »

  • La medicina cura, la naturaleza sana.

    CPTHO

  • Si no cuidas tu cuerpo, ¿dónde vas a vivir?

    CPTHO

  • Salud es un estado de total armonía con el cuerpo, la mente y el espíritu.

    CPTHO

  • La mejor farmacia, y la más efectiva está dentro de su sistema.

    CPTHO

  • El arte de dejar atrás los problemas, se llama SUPER-ARTE

    CPTHO

Reconocimiento Gratuito

Una distinción de calidad vitalicia para terapeutas y psicoterapeutas de los países habla hispana.

Ver más…

Diploma de Especialista

Un reconocimiento profesional para quienes que acrediten más de 500 horas de formación en una especialidad.

Ver más…

Doctorado Profesional

Una equivalencia de doctorado para aquellos terapeutas que acrediten más de 5.000 horas de formación..

Ver más...

Apoyo a la Investigación

Pautas para llevar a cabo un trabajo de investigación con rigor académico y repercusión científica.

Ver más...

NATUROPATÍA UNA MEDICINA
Y TERAPIA NATURAL ALTERNATIVA

La naturopatía es una medicina natural que se complementa con la medicina ortodoxa ofreciendo una terapia alternativa natural con una función preventiva que mejora la salud.


¿Qué es la Naturopatía como medicina natural alternativa?

Cuando el hombre primitivo se curaba una torcedura de tobillo metiendo el pie en agua fría, estaba practicando la naturopatía, lo mismo que cuando ayunaba para apaciguar un malestar estomacal o soportaba la fiebre hasta restablecerse.

El propósito de las curas naturales es estimular la capacidad del organismo para combatir la enfermedad. La naturopatía actual, apoyada en diversas prácticas terapéuticas auxiliares (alimentación, fitoterapia, ejercicio, hidroterapia, masaje, descanso, relajación y respiración), recomienda una manera de pensar y de vivir más orientada a la salud y tan acorde con la naturaleza como lo permitan las presiones de la vida moderna.

Naturopatía


Cuando la salud se deteriora por alguna razón, la naturopatía no se limita a aliviar o suprimir los síntomas, sino que intenta descubrir y tratar de forma natural su causa.
Por regla general, las enfermedades se atribuyen a una alteración del equilibrio normal del cuerpo. Aunque ciertos factores externos (bacterias, virus, alergenos) pueden contribuir a la aparición de la enfermedad, no se les concede tanta importancia como a la debilidad y la falta de resistencia del enfermo.

El tratamiento mediante terapias naturales, ideado a la medida del individuo y considerando todas sus circunstancias físicas, emocionales, bioquímicas y sociales, pretende ser un complemento de la atención ortodoxa y brindar alivio en los casos graves que requieren cirugía u otras medidas radicales.


Utilidad de la Naturopatía como terapia natural y alternativa

Los naturópatas afirman que su enfoque multidisciplinario puede beneficiar a todo tipo de personas y combatir trastornos de cualquier índole. El tratamiento se considera particularmente eficaz en caso de enfermedades degenerativas (artritis, enfisema, etc.), úlceras y otras inflamaciones, y para apresurar la curación del resfriado, la gripe, la diarrea y las erupciones cutáneas. Otra aplicación de la naturopatía es tratar padecimientos cuyas causas escapan con frecuencia al diagnóstico, como la ansiedad o el cansancio, así como prevenir enfermedades pulmonares, renales y cardiacas. La edad y la salud general del paciente revisten gran importancia: los naturópatas insisten en que el éxito del tratamiento no sólo depende de la gravedad del padecimiento, sino de la capacidad del organismo para curarse solo. Una bronquitis, por ejemplo, se aliviará más pronto en un joven vigoroso que en un anciano debilitado, pero en ambos casos se procura lograr la curación prescindiendo de medicamentos en la medida de lo posible.


¿Cómo es una consulta de Naturopatía o medicina natural?

Los naturópatas en la aplicación de la medicina natural deben estar respaldados por una preparación superior similar a la de los médicos ortodoxos, y tratan la misma variedad de enfermedades que éstos. A veces, la naturopatía complementa la práctica profesional de algunos médicos alópatas. Algunos naturópatas atienden en su propio consultorio, mientras que otros dirigen clínicas naturistas o granjas de salud donde vigilan la aplicación de los tratamientos.

Como la naturopatía tiene en cuenta todos los aspectos de la persona, el naturópata comienza por elaborar una historia clínica detallada interrogando al paciente sobre el ambiente en que vive y trabaja, su régimen de vida, hábitos de sueño y alimentación, ciclos menstruales, funcionamiento intestinal, cómo influyen sobre sus síntomas la hora del día y el clima, etc.

A continuación efectúa un examen que incluye la toma del pulso y la presión arterial, una revisión del corazón y los pulmones, y quizá la auscultación de las articulaciones de las vértebras y otras partes del aparato musculoesquelético.

Algunos naturópatas emplean técnicas especiales de diagnóstico, como la iridología y el diagnóstico capilar, y quizá ordenen también análisis de sangre y de orina. El objetivo del diagnóstico es descubrir por qué se ha deteriorado la salud, y no solamente darle un nombre a la enfermedad. Para el especialista, esto último no es sino parte de una evaluación más amplia.

Algunos pacientes temen a la enfermedad porque la consideran superior a sus fuerzas. Los naturópatas tratan de disipar ese temor explicando que los síntomas son un mensaje del organismo al que hay que prestar atención. Por ejemplo, los síntomas repentinos y graves indican que el cuerpo está librando una batalla contra la enfermedad y, por tanto, no deben suprimirse sino en caso de que pongan en peligro la vida. Por otra parte, durante el tratamiento de ciertos trastornos crónicos puede ocurrir que los síntomas recurran o se agraven temporalmente, lo que se conoce como crisis curativa y constituye una buena señal.

Entre las terapias naturales aplicadas se cuentan cambios en la dieta y remedios de plantas como la herbología. En todos los casos es preciso evitar que los síntomas agoten las fuerzas del paciente o minen su voluntad para recuperarse, lo que quizá exija la intervención de consejeros profesionales.

Las primeras semanas de tratamiento en casa exigen visitas frecuentes al terapeuta natural o alternativo para que éste compruebe los resultados, aplique tratamientos musculares especiales o enseñe técnicas de relajación y respiración. Luego las consultas suelen ser más esporádicas.


El punto de vista ortodoxo sobre la Naturopatía como terapia alternativa.

Muchos de los tratamientos naturopáticos coinciden con la profilaxis alopática (las prácticas encaminadas a prevenir las enfermedades), y algunos incluso con los métodos curativos. No obstante, en caso de trastornos graves, la naturopatía es una medicina natural complementaria por lo que sólo debe utilizarse como complemento del tratamiento ortodoxo.


Recomendaciones de la Naturopatía como medicina natural y alternativa.

Los tratamientos naturales de la naturopatía pueden ser de aplicación general o específicos contra cierta enfermedad, y su uso en casa suele ser muy sencillo.
Entre las prácticas generales están aumentar el consumo de frutas y verduras crudas, abstenerse de bebidas alcohólicas y de las que contienen cafeína, y dejar de fumar.

Las medidas específicas incluyen, por ejemplo, excluir de la dieta los alimentos lácteos o los derivados del trigo en ciertos casos de alergia, o bien, tomar complementos de ácidos grasos para combatir la artritis y las afecciones cutáneas. Para depurar el cuerpo y dejar descansar el aparato digestivo, a veces se prescribe un breve ayuno en el que sólo se bebe agua o zumos naturales. En ciertos casos se recurre a la hidroterapia, por ejemplo, baños de pies, calientes y fríos, para ayudar a controlar la hipertensión o compresas frías en el cuello y la cintura para aliviar la amigdalitis. Otras veces se emplea la herbología o la homeopatía.

 

 

 

 

 

Nota Importante:

El Consejo Profesional de Terapeutas le recomienda que se asegure que su terapeuta cumple con un código ético como terapeuta profesional, y de que cuenta con la formación adecuada en su especialidad, bien sea como especialista en la materia, o incluso como doctorado