El Consejo Profesional de Terapeutas Holísticos

La referencia en habla hispana sobre la calidad en el sector de las terapias holísticas,

medicinas alternativas y naturales, y psicoterapias. Leer más »

  • La medicina cura, la naturaleza sana.

    CPTHO

  • Si no cuidas tu cuerpo, ¿dónde vas a vivir?

    CPTHO

  • Salud es un estado de total armonía con el cuerpo, la mente y el espíritu.

    CPTHO

  • La mejor farmacia, y la más efectiva está dentro de su sistema.

    CPTHO

  • El arte de dejar atrás los problemas, se llama SUPER-ARTE

    CPTHO

Reconocimiento Gratuito

Una distinción de calidad vitalicia para terapeutas y psicoterapeutas de los países habla hispana.

Ver más…

Diploma de Especialista

Un reconocimiento profesional para quienes que acrediten más de 500 horas de formación en una especialidad.

Ver más…

Doctorado Profesional

Una equivalencia de doctorado para aquellos terapeutas que acrediten más de 5.000 horas de formación..

Ver más...

Apoyo a la Investigación

Pautas para llevar a cabo un trabajo de investigación con rigor académico y repercusión científica.

Ver más...

QUIROPRÁCTICA – UNA TERAPIA MANUAL ALTERNATIVA

La quiropráctica corrige trastornos de las articulaciones y del músculo y fomenta la salud y el bienestar mediante una terapia manual alternativa.


¿Qué es la quiropráctica como terapia manual alternativa?

La quiropráctica es un sistema terapéutico alternativo destinado a corregir mecánicamente, mediante la destreza manual del terapeuta, diversos trastornos de las articulaciones, los músculos y, sobre todo, de la columna vertebral. Las afecciones de esta última pueden manifestarse en la propia espalda (como en el caso del lumbago y la hernia de disco), o bien, provocar dolores en otras partes del cuerpo, como hombros, brazos, caderas y piernas (como ocurre con la ciática).

Quiropráctica

Los quiroprácticos consideran incluso que ciertos casos de asma, artritis, catarro, estreñimiento, migraña, trastornos menstruales y estrés pueden ser consecuencia de defectos vertebrales inadvertidos. La quiropráctica se parece a la osteopatía en el hecho de que evita la prescripción de medicamentos y la cirugía, pero, a diferencia de ella, hace amplio uso de las radiografías y otros medios de diagnóstico ortodoxo.


Utilidad de la quiropráctica como terapia manual alternativa

La quiropráctica se utiliza para aliviar o mitigar numerosas molestias musculoesqueléticas, entre ellas el dolor de espalda, el dolor de cuello, las lesiones cervicales producidas por accidentes de tráfico en que la cabeza se sacude violentamente a consecuencia de un impacto, y el dolor de cabeza debido a una prolongada tensión muscular en la nuca y los hombros. Las distensiones musculares, los esguinces, las luxaciones, ciertas tendinitis como el codo de tenista y, en general, las lesiones derivadas del deporte suelen tratarse combinando la manipulación con la aplicación de compresas. En definitiva ayuda a mejorar la salud y el bienestar.

El tratamiento quiropráctico también es útil para ciertos casos de dolor de cabeza o de cuello que los terapeutas atribuyen a lesiones vertebrales producidas en los recién nacidos por el uso de fórceps durante el alumbramiento, y que a veces no se manifiestan sino a una edad posterior. Se tratan igualmente algunos casos de dolor de espalda que se consideran consecuencia tardía de las caídas que se sufren en la primera infancia o al aprender a andar. Esos traumatismos pueden causar un desajuste de la columna vertebral que sólo se haga evidente más tarde, y que en ocasiones se confunde con los dolores de crecimiento de los adolescentes.

En el caso de los ancianos aquejados de dolor de espalda crónico o dolores articulares en las extremidades, los quiroprácticos desaconsejan los analgésicos, que sólo alivian los síntomas, y aseguran que la manipulación a veces logra corregir definitivamente el defecto subyacente. Por último, la quiropráctica puede estar indicada para tratar el dolor de espalda que suele presentarse durante el embarazo a causa del peso excesivo impuesto a la columna vertebral, y para corregir los trastornos de la articulación sacroiliaca consecutivos al parto.


¿Cómo es una consulta de la terapia manual quiropráctica?

La mejor manera de seleccionar un quiropráctico es mediante la recomendación de un paciente satisfecho, o bien, consultando a quienes cuentan con capacitación adecuada para ejercer la profesión.

La primera consulta suele dedicarse a la elaboración de la historia clínica del paciente, un interrogatorio sobre sus molestias y una palpación orientada a localizar las zonas de espasmo muscular, dolor o hipersensibilidad, y a comprobar el funcionamiento de las articulaciones. Es probable que se efectúe un estudio radiográfico para determinar el estado de la columna vertebral y descartar diversos padecimientos y lesiones, como la artritis, enfermedades de los huesos o fracturas. Con base en esos datos, el quiropráctico decidirá si su tratamiento está indicado o es preferible remitir al paciente a un médico alópata. El tratamiento quiropráctico generalmente se inicia en la segunda consulta, una vez emitido un diagnóstico completo. El paciente debe ponerse una bata holgada y adoptar cierta postura sobre una mesa especial, donde el terapeuta le aplica diversas técnicas de manipulación.

Para acomodar una articulación lumbar, por ejemplo, el paciente se recuesta de lado sobre la mesa, con la pierna de arriba flexionada, y el quiropráctico ejerce presión hacia un lado en la parte alta de la espalda y hacia el lado opuesto en la parte baja, lo que traba la articulación. Luego una ligera presión de la mano en una de las vértebras adyacentes conduce la articulación al límite de su movimiento normal, y un empujón brusco pero bien calculado la hace rebasarlo ligeramente, con lo que recupera su movilidad. Además, el estiramiento súbito de los músculos contraídos alrededor de la articulación favorece la relajación de la zona.

Algunos pacientes experimentan un alivio inmediato; otros notan ciertas molestias o rigidez poco después de la manipulación o al día siguiente, y otros más pueden necesitar cuatro o cinco sesiones para empezar a sentir mejoría. En general, los padecimientos agudos responden más pronto que los crónicos.


El punto de vista ortodoxo sobre la quiropráctica como terapia manual alternativa.

La mayoría de los médicos reconocen que, en manos competentes, la quiropráctica puede ser eficaz en el caso de ciertos trastornos estructurales debidamente identificados, sobre todo si se combina con un programa fisioterapéutico más amplio. Sin embargo, el tratamiento quiropráctico no está indicado para padecimientos como el asma y la diabetes. Si puede ayudar a mejorar la salud y el bienestar.

Nota Importante:

El Consejo Profesional de Terapeutas le recomienda que se asegure que su terapeuta cumple con un código ético como terapeuta profesional, y de que cuenta con la formación adecuada en su especialidad, bien sea como especialista en la materia, o incluso como doctorado