El Consejo Profesional de Terapeutas Holísticos

La referencia en habla hispana sobre la calidad en el sector de las terapias holísticas,

medicinas alternativas y naturales, y psicoterapias. Leer más »

  • La medicina cura, la naturaleza sana.

    CPTHO

  • Si no cuidas tu cuerpo, ¿dónde vas a vivir?

    CPTHO

  • Salud es un estado de total armonía con el cuerpo, la mente y el espíritu.

    CPTHO

  • La mejor farmacia, y la más efectiva está dentro de su sistema.

    CPTHO

  • El arte de dejar atrás los problemas, se llama SUPER-ARTE

    CPTHO

Reconocimiento Gratuito

Una distinción de calidad vitalicia para terapeutas y psicoterapeutas de los países habla hispana.

Ver más…

Diploma de Especialista

Un reconocimiento profesional para quienes que acrediten más de 500 horas de formación en una especialidad.

Ver más…

Doctorado Profesional

Una equivalencia de doctorado para aquellos terapeutas que acrediten más de 5.000 horas de formación..

Ver más...

Apoyo a la Investigación

Pautas para llevar a cabo un trabajo de investigación con rigor académico y repercusión científica.

Ver más...

MASAJE – UNA TERAPIA MANUAL
PARA LA SALUD Y EL BIENESTAR

El masaje favorece la salud y el bienestar mediante una manipulación de los músculos. El masaje es una terapia manual alternativa capaz de relajar, estimular o vigorizar el cuerpo y la mente.


¿Qué es el masaje como terapia manual alternativa?

Tanto en el Oriente Medio como en el Extremo, la práctica del masaje data al menos del año 3000 a.C. Los médicos griegos de la Antigüedad estaban adiestrados para tratar con él la rigidez y el dolor de las articulaciones, y en el siglo y a.C. Hipócrates, el padre de la medicina, escribió que “el camino a la salud consiste en recibir todos los días un baño perfumado y una fricción con aceite”.

Masaje

El aceite ha sido ingrediente tradicional del masaje desde entonces, pero la técnica quizá nunca se haya popularizado tanto como en la Europa del siglo pasado, cuando el gimnasta sueco Per Henrik Ling formuló los principios de lo que hoy se conoce como masaje sueco, y que combina las prácticas antiguas con ejercicios musculares y articulares. Un avance más reciente en la evolución del masaje con fines curativos se debe al especialista estadounidense George Downing, quien afirma que el tratamiento debe tener en cuenta la totalidad de la persona, es decir, sus aspectos físico, mental y emocional. En nuestros días, el masaje ha llegado a ser un arte terapéutico encaminado a favorecer y mantener la salud mediante una manipulación capaz de relajar, estimular o vigorizar el cuerpo y la mente.

El mejor lugar para dar masaje es una habitación tranquila y tibia. El paciente debe tenderse en una superficie firme y cómoda, protegido de la presión con una almohada debajo del torso y un cojín pequeño o una toalla enrollada debajo de las espinillas.


Las cuatro técnicas principales del masaje como terapia manual alternativa son:

Effleurage (presión): Consta de apretones lentos y rítmicos, dados con las palmas hacia abajo y los pulgares a 2 6 3 cm de distancia entre sí. El effleurage ligero se da con las palmas y las yemas; el profundo, con los pulgares y los nudillos, doblando los dedos.
Tapotement (percusión): Derivado del francés tapoter, “golpetear” o “percutir”, el nombre de esta técnica designa un golpeteo rápido y ligero, de movimientos cortos, dado generalmente con la parte blanda de los puños cerrados a cualquier zona carnosa del cuerpo, como los hombros, la cintura, los glúteos, y los muslos. La operación se asemeja a los golpes de karate, pero debe ser mucho más ligera para no causar molestias.
Pétrissage (amasamiento): Consiste en tomar una gran porción de músculo, apretujarla como si se trabajara una masa de pan y luego soltarla paro proseguir con la porción adyacente. Esta técnica, que se aplica sobre todo a la zona de la cintura y el abdomen, estimula la circulación y relaja los músculos tensos o contraídos. También ayuda a eliminar el ácido láctico que se acumula en los músculos después de los esfuerzos excesivos y que es una causa frecuente de calambres entre los deportistas.
Fricción: Es una serie de frotamientos circulares dados con uno o más dedos, el talón de la mano y el pulpejo del pulgar, destinados a favorecer la circulación superficial y a mejorar la movilidad de las articulaciones. Esta técnica es útil sobre todo para las lesiones de tendones y ligamentos derivadas del deporte. Pero no es conveniente aplicarla en caso de contusiones o heridas abiertas.


Utilidad del masaje como terapia manual alternativa para la salud y el bienestar

El uso más frecuente (y el más eficaz) del masaje es promover la relajación física y mental, con lo que es posible aliviar los padecimientos derivados del estrés, la tensión muscular, y fomentar la salud y el bienestar. Ciertos casos de trastornos circulatorios, hipertensión, trastornos cardiacos, dolor de cabeza, hiperactividad, insomnio y sinusitis responden también al tratamiento. Desde el punto de vista fisiológico, el masaje fortalece el sistema nervioso y los aparatos cardiocirculatorio y locomotor, y estimula la asimilación de nutrientes y la eliminación de desechos.

En ese sentido, otra de sus aplicaciones es aliviar el dolor de espalda y el dolor de cuello cuando éstos son consecuencia de desempeñar trabajos sedentarios o de mantener malas posturas. Muchos deportistas y bailarines conocen bien la eficacia del tratamiento para aliviar los calambres que con tanta frecuencia padecen. Ese efecto se explica porque el masaje depura los músculos de las sustancias tóxicas que se acumulan en ellos después de los esfuerzos extenuantes. En el plano psicológico y emocional, el masaje tiene un efecto calmante de gran utilidad en casos crónicos o recurrentes de ansiedad o depresión, gracias a que despeja la mente y ayuda así a afrontar de manera más constructiva las preocupaciones de la vida diaria. El masaje fomenta la salud y el bienestar tanto físico como psicológico.

A los enfermos confinados en cama se les prescribe con frecuencia una fisioterapia basada en el masaje para aliviar el dolor y favorecer la circulación. Recientemente se ha aplicado una fisioterapia similar a los enfermos de cáncer, no sólo para mitigar las molestias de la enfermedad, sino los efectos adversos del tratamiento. Se ha observado, además, que la misma técnica acelera la recuperación de las víctimas de ataque cardiaco. Con todo, el masaje está contraindicado en caso de fiebre, flebitis (inflamación de una o varias venas), trombosis y varices en las piernas, a menos que el médico autorice expresamente su empleo.


¿Cómo es una consulta de un masajista?

Como algunas personas practican el masaje terapéutico sin contar con la preparación necesaria, antes de acudir a un terapeuta conviene obtener referencias fiables sobre su grado de experiencia y competencia.

Cada vez es más frecuente el empleo del masaje en combinación con técnicas pertenecientes a otras doctrinas (acupuntura, Rolfing, aromaterapia, reflexología y shiatsu, entre otras. El masaje tradicional consta de cuatro técnicas básicas: fricción, effleurage o presión, tapotement o percusión y pétrissage o amasamiento. Estas técnicas tienen variantes y pueden usarse solas o en combinación, pero todas constituyen una forma de contacto físico que entraña la destreza manual del terapeuta y su interés en el bienestar del paciente, lo que, según se dice, favorece a ambos en la misma medida. Casi siempre el tratamiento se recibe en un consultorio o una clínica, pero a veces el terapeuta hace visitas a domicilio. En cualquier caso, el paciente se desviste y se tiende boca abajo sobre una mesa especial o en el suelo, y el masajista manipula diversas partes de su cuerpo por espacio de 20 a 60 minutos.

Por regla general, en cada sesión se emplean las cuatro técnicas básicas, y el tratamiento no se limita a la zona afectada, sino que se extiende a todo el cuerpo. Al final de la sesión, el paciente debe experimentar cierto alivio de sus síntomas y sentirse física y mentalmente relajado.


El punto de vista ortodoxo sobre masaje como terapia manual alternativa.

La medicina reconoce que el masaje es eficaz para combatir numerosas molestias y para promover o restablecer el buen funcionamiento del sistema muscular, y en general de la salud y el bienestar. Sin embargo, no debe considerarse como único tratamiento para aliviar enfermedades específicas ni como sustituto de la atención clínica. La eficacia del masaje se atribuye a sus propiedades relajantes y lenitivas (calma el dolor y suaviza la piel), así como al contacto físico que implica.

Nota Importante:

El Consejo Profesional de Terapeutas le recomienda que se asegure que su terapeuta cumple con un código ético como terapeuta profesional, y de que cuenta con la formación adecuada en su especialidad, bien sea como especialista en la materia, o incluso como doctorado