El Consejo Profesional de Terapeutas Holísticos

La referencia en habla hispana sobre la calidad en el sector de las terapias holísticas,

medicinas alternativas y naturales, y psicoterapias. Leer más »

  • La medicina cura, la naturaleza sana.

    CPTHO

  • Si no cuidas tu cuerpo, ¿dónde vas a vivir?

    CPTHO

  • Salud es un estado de total armonía con el cuerpo, la mente y el espíritu.

    CPTHO

  • La mejor farmacia, y la más efectiva está dentro de su sistema.

    CPTHO

  • El arte de dejar atrás los problemas, se llama SUPER-ARTE

    CPTHO

Reconocimiento Gratuito

Una distinción de calidad vitalicia para terapeutas y psicoterapeutas de los países habla hispana.

Ver más…

Diploma de Especialista

Un reconocimiento profesional para quienes que acrediten más de 500 horas de formación en una especialidad.

Ver más…

Doctorado Profesional

Una equivalencia de doctorado para aquellos terapeutas que acrediten más de 5.000 horas de formación..

Ver más...

Apoyo a la Investigación

Pautas para llevar a cabo un trabajo de investigación con rigor académico y repercusión científica.

Ver más...

ECCEMA - CONSEJOS TERAPÉUTICOS


El eccema, o dermatitis, son diversas afecciones inflamatorias de la piel que se caracterizan por enrojecimiento y comezón circunscritos o generalizados, y se pueden tratar con terapias y medicinas naturales, otras terapias alternativas y consejos terapéuticos.


¿Qué es un eccema?

Eccema


Con el nombre de eccema, o dermatitis, se conocen diversas afecciones inflamatorias de la piel que en general se caracterizan por enrojecimiento y comezón circunscritos o generalizados; a veces aparecen pequeñas ampollas que exudan líquido y acaban por secarse y formar costras que se descaman. El eccema infantil suele ser complicación del asma alérgica y la fiebre del heno; aunque el niño aquejado casi siempre se alivia hacia los dos años de edad, puede volver a padecerlo después en forma ocasional.

En los adultos existen dos tipos de eccema. El más común de ellos es la dermatitis atópica, que constituye una reacción alérgica a cierta sustancia y suele atacar de manera recurrente. El otro tipo es el llamado eccema por contacto, cuyos síntomas sobrevienen de manera inmediata como consecuencia de la exposición frecuente a sustancias irritantes, como detergentes, cosméticos y solventes. Las amas de casa son particularmente propensas a este último tipo de eccema.

Autoayuda. La irritación de la piel puede aliviarse tomando un baño caliente al que se hayan añadido dos cucharadas de bicarbonato de sodio.


Consejos de Acupuntura como medicina natural para el eccema

En la medicina tradicional china, el eccema está asociado con la exposición frecuente al calor, la humedad y el viento. Así, el tratamiento se orienta a contrarrestar el efecto de esos elementos y a corregir las consiguientes deficiencias sanguíneas y de energía.

Los meridianos que se tratan con agujas son los del intestino grueso, el pulmón, el bazo y el estómago. Si el terapeuta cree que el hígado no funciona adecuadamente y es por tanto incapaz de erradicar el eccema, prescribirá una dieta especial que excluya las bebidas alcohólicas, el café, las grasas y los alimentos lácteos.


Consejos de Homeopatía como terapia natural para el eccema

En opinión de los homeópatas, el eccema casi siempre es síntoma de otro trastorno, cuyo tratamiento varía en cada caso y debe encomendarse a un especialista, sobre todo si un médico alópata ha prescrito un ungüento a base de esteroides (vea más adelante).

Si la erupción cutánea exuda una secreción pegajosa parecida a la miel, suele prescribirse Graphites; Petroleum cuando la comezón sobreviene por la noche y se acompaña de un líquido acuoso en personas propensas a la piel partida y a las grietas en las yemas de los dedos; Sulphur si la comezón empeora con el calor y si el ansia de rascarse se vuelve irresistible. Sólo se recomiendan unas cuantas dosis con potencia decimal de 6, y el paciente debe mantenerse bajo vigilancia estrecha del terapeuta para prevenir complicaciones.


Consejos de Aromaterapia como terapia alternativa para los eccemas

Entre los aceites esenciales utilizados están los de hinojo, manzanilla, geranio, sándalo, hisopo, enebro y lavanda. Si el eccema es seco, hay que emplear aceite de mercadela como vehículo del aceite esencial; si es húmedo, son preferibles los vehículos de loción. La proporción debe ser de 12 gotas de aceite esencial por cada 50 ml de vehículo. Conviene aplicar la mezcla por la mañana y por la noche a la zona afectada.

Los aromaterapeutas suelen hacer recomendaciones sobre el régimen de alimentación adecuado, y aconsejan en particular suprimir la leche y los productos lácteos; prescriben asimismo cremas y lociones que no contengan lanolina, una grasa derivada de la lana que con frecuencia produce reacciones alérgicas.


Consejos de Naturopatía para el tratamiento del eccema

Al igual que los médicos, los naturópatas consideran que el eccema es, en la mayoría de los casos, una reacción alérgica a sustancias específicas. Por consiguiente, prescriben una alimentación basada en el consumo de frutas y verduras crudas, lavadas con agua mineral, así como tisanas de diversas hierbas y zumos de frutas frescas. Es probable que recomienden mantener la dieta durante una semana y luego ayunar de dos a tres días.

No es aconsejable seguir la dieta y el ayuno sin antes consultar a un médico; esta terapia no es apropiada para quienes padecen de debilidad o decaimiento.


Consejos de Herbología como terapia natural para el eccema

Como el eccema es un padecimiento complejo, requiere un tratamiento cuidadoso que sólo se obtiene consultando al terapeuta.

La tisana de maravilla se ha empleado desde hace mucho para aliviar la comezón, las ampollas y la descamación de la piel. Se dice que también es útil para evitar las recurrencias del eccema. Hay que añadir 30 g de flores o pétalos a medio litro de agua hirviendo, dejar que la mezcla repose de 5 a 10 minutos, pasarla por un colador y beberla en la cantidad necesaria. También puede adquirirse un ungüento elaborado a base de maravilla en algunas tiendas de productos naturistas.


Remedios populares para los eccemas

A la col blanca se le atribuye la virtud de aliviar incluso los casos graves de eccema. Una vez lavadas perfectamente las hojas, hay que calentarlas en agua hervida y aplicarlas en varias capas a la parte afectada, cubriéndolas luego con un vendaje flojo para mantenerlas en su lugar. Este tratamiento debe practicarse por la mañana y por la noche.


Remedios de Bach para el eccema

Los terapeutas creen que la manzana silvestre mitiga el sentimiento de vergüenza que a veces acompaña al eccema, mientras que la clemátide y el mímulo ayudan a combatir la sensibilidad excesiva; si la afección produce irritabilidad, se utiliza Impatiens. Se dice que la aplicación local de una crema compuesta con el Remedio de urgencia puede calmar los síntomas físicos del eccema.


Consejos de Reflexoterapia para el tratamiento del eccema

Suele darse masaje a las zonas reflejas correspondientes a las partes de la piel afectadas por el eccema, así como a las que se asocian con el plexo solar, la hipófisis, las glándulas suprarrenales, el hígado, el tubo digestivo, los riñones y los órganos reproductores.


Consejo Clínico Ortodoxo para el tratamiento del eccema

El médico suele tratar cualquier tipo de eccema grave con esteroides en forma de ungüento, así como antihistamínicos (para la comezón) y antibióticos si hay infección. En caso de eccema por contacto, el tratamiento más eficaz consiste en evitar exponerse a la causa. Si el médico sospecha la existencia de un eccema atópico, es probable que remita al paciente al dermatólogo, quien realizará pruebas para identificar el alérgeno (la sustancia que desencadena la reacción alérgica).

En raras ocasiones, el eccema tiene causas emocionales; para tales casos, se recomendará al paciente algún tipo de terapia psicológica.

Nota Importante:

El Consejo Profesional de Terapeutas le recomienda que se asegure que su terapeuta cumple con un código ético como terapeuta profesional, y de que cuenta con la formación adecuada en su especialidad, bien sea como especialista en la materia, o incluso como doctorado